Y así, se fue… -El beso después del mall-

Por oicangi

Venía de vuelta de almorzar. Comí una torta de verduras helada y pobremente aliñada, un arroz al curri medio crudo y un poco helado y para terminar unas verduras salteadas que más bien parecían puré descompuesto. No me quejo, solo describo, así es la comida del mall, descuidada, rápida y deshechable. Pero no solo la comida es así.

Saliendo del patio de comidas, pensando en que hacer para sacar el mal sabor de mi boca veo a dos chicas caminando por la calle acompañadas por un señor con muletas que tambaleaba como ebrio. Tengo la costumbre de mirar a la gente olvidando que me pueden ver de vuelta, eran dos mujeres, de unos 17 ó 18 años, una tenía el pelo claro y la otra el pelo rojizo, o al menos así la recuerdo. Cuando me doy cuenta de que han notado que las observo es demasiado tarde, la de pelo claro suelta súbitamente al hombre de las muletas y me acorrala contra un muro, me dice: “hola, ¿mirai pero no saludai?” Y yo en mi esfuerzo por parecer tranquilo con la situación respondí con un risueño y coqueto: “hola”. “¿Me encontrai rica?” dijo, me pareció estar solo con ella, en la oscuridad que nos proveían los viejos y vetustos edificios detrás de mi espalda y el brillante negocio de diarios tras la suya. Tratando de aparentar calma hice un ademán con mi cara como diciendo “no estai mal” pero en verdad quería decir “pedóname, no me di cuenta, me quiero ir…”

Pero no era el caso, la chica se acercó aún más, puso su brazo izquierdo sobre mi hombro izquierdo, me miró, acercó su cara, y cuando ya podía sentir el aroma de un mechón de pelo que le colgaba por la frente cerré los ojos. Su boca era tibia, su lengua suave y dulce. Yo debía saber horrible, había comido en el mall, porquerías, ¿Porqué había comido tantas porquerías? ¿Cómo no me había comido almenos un chicle? Pero como me iba a imaginar que me encontraría con una chica así, solo unos minutos despues de salir de… Y entre todo esos pensamientos sus labios se despegaron pero no quise abrir los ojos todavia, porque, ante todo, no tenia idea de como reaccionar, ¿Debería preguntar su nombre? ¿Podría haber sido mi imaginación? ¿Estuve todo el tiempo solo apoyado contra el edificio? O, quizás sí, le gusté a una chica en la calle, fue amor a…

Abrí los ojos y la chica me miraba por sobre su hombro, caminaba alejándose de mi, con el hombre de las muletas, con la chica de pelo rojizo, ahí, entre los edificios, pasando el negocio metálico de los diarios. Fue un descuidado , rápido y desechable beso, como la comida del mall… pero tibio y rico… muy rico.

Un comentario en “Y así, se fue… -El beso después del mall-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s